sábado, 14 de enero de 2017

Armonía

Vive soltando lo que siente, repartiendo los trozos de su alma que aún están enteros. No está en armonía consigo mismo, de hecho ni siquiera está equilibrado. Tiene que medir a ojo las dosis de emoción que alteran su cuerpo. Por eso vive al día, por eso aprovecha cada momento.
Habla con todo el mundo, siente vergüenza, sí, pero es consciente de cómo otras personas le sienten.
Y eso no le asusta.
Sabe que le quieren, pero que le tratan con cuidado.
Sabe que siempre resulta gracioso, pero le gustaría transmitir seriedad.
Eso sí le da miedo. No la seriedad, sino expresarla a los demás.
Antes sólo tenía tristeza en su interior, antes no era consciente de tantas cosas como lo es ahora.
Dicen que no es buen actor, pero yo creo que su vida es un teatro.